fbpx

¿Dónde estamos?

Granada

Ceuta

Málaga

Contacto

info@lori.es

648 024 852

660 227 702

Diferencias entre Desarrollo y Diseño Web

 

No se conocían, vienen de mundos distintos y discrepan a menudo… pero una ardiente pasión los une: la creación de páginas webs. Os contamos las principales diferencias entre el desarrollador y el diseñador web.

No han sido pocas las veces en las que, adentrándonos en la frondosa selva de la creación de ciber-sitios, se ha confundido la labor de desarrollo con la de diseño. Puede parecer una diferencia extremadamente sutil, pero cómo dice el refranero popular, el diablo está en los detalles.

Y es que no es lo mismo un beso que un eructo, ni un cuesco que una gastroenteritis aguda. Siguiendo esta misma línea, el diseñador y el desarrollador web no tienen apenas parecidos. Lo único que les une es la vocación por aportar su granito de arena para la elaboración de webs.

Las principales diferencias entre sendos trabajos radican en las mismas razones por las que solemos distinguir a los artesanos de los artistas. Mientras que estos últimos se encargan de impulsar la faceta más creativa de un proyecto, ejecutar el brain-storming y dar fondo a la idea, el artesano se responsabiliza de brindar el soporte físico.  Ata en corto al artista y plasma en la realidad tangible el concepto deseado.

En el campo de actuación al que nos remitimos,  entre las diferencias y parecidos hablamos de que

el diseñador web debe tener amplios conocimientos de artes gráficas, arquitectura de la información (AI) y diseño de interfaz de usuario

–UX/UI Design por su nomenclatura anglosajona–. El layout que elabore tiene que presentar unidad, coherencia interna y que, a la par, enfatice los aspectos más importantes de la web.

No obstante, haber vomitado sobre el papel una estética bonita y unos cuantos esquemas no implica que ya tengas tu web lista. Para ello,

necesitamos del desarrollador, que se encargará de traducir todo lo planteado por el diseñador a un lenguaje indescifrable para la mayoría de los profanos.

Puedes ampliar tus conocimientos con este artículo.

En esta fase se obra la magia, convirtiendo la imagen en código y sentando los pilares de nuestra página al dotar de funcionalidad real a lo que hasta hace un momento era un simple bosquejo. El desarrollador debe valerse aquí de los antiguos encantamientos de su grimorio personal: HTML, PHP, JavaScript y un largo etcétera de códigos de programación.

El obtener un buen resultado final depende del feedback entre diseñador y desarrollador.

Aquí tienes un artículo en el que te hablamos sobre el futuro de los e-commerce.

Precisamente sus diferencias es lo que los hace ser el yin y el yang, los Bonnie & Clyde de la creación web. Y como en el amor, la falta de compatibilidad y entendimiento puede ser el detonante de serios problemas creativos.

No obstante, si la compenetración es buena y el roce hace el cariño, tu web puede estar cocinada al gusto del consumidor en un santiamén.

Si te has quedado con ganas de saber más, puedes pinchar aquí o aquí.

Abrir chat
Hablemos sin mascarillas :)